sábado, 8 de agosto de 2009

Rafael Yépez: "¡El GAO y la PJ están podridos!"

¡Escándalo en tierra Tsáchila! Les cayó el duro de la PJ y les dijo "hasta para vender" por actos de corrupción en la Policía

El caso de los policías implicados en un secuestro y extorsión a un ciudadano desató la ira del Director Nacional de la Policía Judicial, quien prometió una depuración.

Yolanda Ojeda, Santo Domingo de los Tsáchilas

Fotogalería

El general Rafael Yépez y el coronel Pablo Santos, jefe provincial de la Policía Judicial, en el Casino de Oficiales.

Un ambiente de incertidumbre se respira dentro de las filas de la Policía Judicial de Santo Domingo de los Tsáchilas, ante el temor de un irremediable pase a otras plazas del país tras la captura de tres uniformados por el presunto delito de secuestro y extorsión.

La medida fue anunciada por el general Rafael Yépez Cadena, director Nacional de la Policía Judicial, que en una reunión con el alto mando provincial recriminó en duros términos a los agentes implicados.

En el Casino de Oficiales, el general Yépez les dijo que al asumir el cargo le advirtieron que realice cambios en la Policía Judicial de Santo Domingo. "El GAO, podrido, la PJ podrida. En la unidad de elite comprobé la ineficiencia al no dar resultados en los trabajos encomendados en Esmeraldas y en Santo Domingo. Cogen tres gallinas y el resto bien gracias, qué pena que tenga que venir en estos términos a dirigirme a los oficiales, clases y policías", gritaba el Director Nacional.

El escándalo se escuchaba afuera del Casino, por lo que estas declaraciones pudieron ser grabadas por los periodistas.

Yépez ironizaba con las excusas que ponían sus subalternos para no cumplir con su trabajo: "Es que mi General, no tenemos medios, vehículos, motos, computadoras, no hay nada. Pero para hacer los trabajos sucios hay carros propios y lo que necesitan...hasta se van a pasear 48 horas por el Oriente a vista, paciencia y alcahuetería de quienes están de jefes. Ya vamos a ver cómo sale librado de esto el ex jefe de la PJ (Alberto Villena)".

El remezón se debe a que los cabos de Policía en servicio activo Carlos Javier Guagua Suárez, Mario Florencio Alarcón Rodríguez y Viterbo Margariño Gavilanes Silva están implicados en el secuestro y extorsión de José Samuel Yela Cañar.

En este hecho también participó el ex policía Víctor Hugo Arias Jama, junto al propietario de un taxi ejecutivo de la compañía Toachi Express, Luis Leoncio Jiménez Chacán.

La noche del 21 de mayo pasado, los imputados plagiaron a la víctima cuando se dirigía junto a su esposa y dos amigos a su domicilio. Un automóvil marca Hyundai Getz y una camioneta marca Chevrolet D'Max, los dos de color blanco y sin placas, los interceptaron en el kilómetro 6 de la vía a Quevedo, diagonal a la Unidad de Policía Comunitaria La Aurora.

De los vehículos descendieron varios sujetos vestidos de civiles, encapuchados, con chalecos antibalas que en la espalda decían "Policía" y armados de pistolas y carabinas tipo Ruger, les mostraron una orden judicial en contra de Yela antes de someterlo, aseguró Saúl Subía, comandante provincial de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Hay el indicio que personal del UPC fue alertado por conductores de que algo sucedía en el lugar y que acudieron al sitio. Allí constaron que se trataba de una supuesta acción policial en contra de Yela. Además existe la versión de que se hizo un parte sobre esta novedad, pero este antecedente se maneja con reserva.

No obstante este medio constató que se produjo un relevo de uniformados en ese UPC hace menos de dos mes.
Se desconoce el rumbo que tomaron los policías secuestradores con el plagiado. Sin embargo, los acompañantes de Yela fueron abandonados en la vía Santo Domingo-Alóag.

Horas más tarde, los ahora detenidos se contactaron con ellos para exigir el pago de 50 mil dólares por la libertad de la víctima y para no atentar contra su vida.

En el caso intervino la Unidad Antisecuestro y Extorsión (Unase) que no logró convencer a la familia del secuestrado para que desista en la entrega de 30 mil dólares, cantidad que al final habían pactado con los delincuentes y que fue entregada en el mismo sector del secuestro al siguiente día.

"Vamos a depurar la institución y no taparemos nada"
Al término de la reunión con el personal de la PJ en Santo Domingo, Rafael Yépez indicó que llegó a tierra tsáchila "a motivar a los agentes para que continúen con su lucha contra la delincuencia y a dictar políticas de procedimiento para que exista una eficiente coordinación con los fiscales y jueces. No hay dedicatoria".

Cuando se refirió al tema de los policías imputados en el delito de secuestro y extorsión, el general anotó que la institución "no está para tapar nada. Fuimos los encargados de investigar, detener y judicializar. Lo que se quiere es corregir los malos procedimientos de los policías que están al margen de la ley. Esto es lo que se está haciendo en Pichincha, en Carchi y en otras provincias. Hay que depurar, transparentar y poner ante la opinión pública a los malos elementos y separarlos de la institución. Esto no significa generalizar, si no evitar que se enquisten y traten de contaminar a la PJ".

Sobre la supuesta implicación del ex jefe de la PJ, Alberto Villena, quien también fue llamado a declarar por el fiscal Javier Martínez, que investiga el caso, Yépez sostuvo que no puede decir si son autores, cómplices o encubridores y que serán las autoridades las que dictaminen el grado de responsabilidad de cada uno.

"El oficial tendrá que justificar su procedimiento ante la autoridad. El que nada debe, nada teme y si su procedimiento estuvo apegado a la ley y reglamentos institucionales no tendrá ningún problema en acercarse a la Fiscalía para justificar su trabajo", aseguró el Director.

Según las investigaciones, Villena habría conocido las actividades ilícitas de los policías implicados y por eso será investigado por la Inspectoría de la Policía Nacional.

Yépez no solo ratificó a Pablo Santos como jefe de la PJ, sino que le dio la facultad para que decida el personal con el que quiere contar, pese a que estaba casi afuera de la Policía.

Villena recibió el jueves pasado el pase a la Dirección Nacional de Seguridad Pública, día en el que también fue citado a declarar ante el fiscal Javier Martínez. Él permaneció dos meses en el Comando local sin ninguna función después de la llegada de Santos.

"Yo no era comandante"
Saúl Subía, actual comandante policial en Santo Domingo, dijo que él no estaba al tanto de este hecho "porque yo no era comandante en esa época, yo vine en junio. Con Pablo Santos respondemos a partir de que asumimos los cargos".
Los que tenían que ejercer el control de los recursos, agregó Subía, son los ex jefes, es decir Fausto Gavilanes y Villena.

TOMADO DEL DIARIO EL EXTRA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

adfoc.us

Visitas a partir del 9 de agosto 2009

free counters

Google+ Followers

Seguidores